Bullying, simple juego de niños o...

Indudablemente de que si hay un término el cual cada vez se escucha más en los medios de comunicación es éste.

El bullying o Acoso Escolar llega a nuestros oídos con bastante frecuencia y, por desventura, cierta cantidad de niños tienen que sufrirlo de primera mano en su colegio, y en algunos casos nosotros como padres ignoramos el sufrimiento de nuestros pequeños.

Esta forma de maltrato que puede ser físico, verbal o psicológico y se genera entre estudiantes en forma recurrente, tiene como escenario los ambientes escolares, donde el agresor acosa a su víctima, preferiblemente, cuando lo encuentra solo en los baños, pasillos, patios o en cualquier otro lugar de la institución e inclusive en los alrededores, al momento de entrar o salir a/de las actividades escolares.

Sin embargo, ya no se trata de un simple empujón o comentario, se trata de una situación que gracias al avance tecnológico, se está saliendo de este ámbito para hacerse cada día más presente a través de las redes sociales. 

El llamado “ciberbullying” o “ciberacoso” es tan letal ya que ataca directamente la parte psicológica de los niños y adolescentes con la divulgación de información considerada confidencial que en muchos de los casos resulta falsa pero que deja su efecto nocivo afectando la autoestima de la víctima. 

Sí, no nos queda duda que la situación existe en nuestra sociedad. Pero… ¿Cuál debe ser nuestra actitud como padres ante esta situación irregular con la que pueden convivir nuestros hijos?

Algunos le restarán importancia porque no entienden la magnitud real de la situación. Otros considerarán al bullying como parte del aprendizaje escolar de cualquier niño o adolescente que lo fortalecerá y hará de ellos jóvenes más fuertes de carácter para enfrentar los desafíos de la vida. Particularmente no estoy de acuerdo con ninguna de estas dos posiciones.

El caso es que si nos detenemos a pensar un poco nos encontraremos con algunos niños que por naturaleza se saben defender y no se dejan abusar, digamos son emocionalmente seguros, se levantan y siguen adelante.

Pero… ¿y los que no tienen esta habilidad? No estoy hablando de cobardía. Hay factores como la cultura, el apoyo social o la capacidad económica que los puede limitar y esta limitación es aprovechada por el acosador.

Cualquier cosa puede servir como excusa para que se inicie una situación de acoso; puede ser una forma como el maltratador se desahoga de situaciones estresantes originadas en su grupo familiar: por vivir en un hogar una situación de maltrato, un entorno familiar poco afectivo o porque es continuamente humillado por los adultos.

Como padres debemos estar atentos a las reacciones atípicas de nuestros hijos. Si observas que tu hijo/a presenta cambios como perder el interés por asistir al colegio, se aleja un poco de alguno de sus amigos, lo sientes triste, preocupado o agresivo, es momento de activar las alarmas y averiguar las causas de esos repentinos cambios. 

La mayor parte de los problemas los podemos evitar si aplicamos los correctivos a tiempo. En caso de agresividad siempre debemos intervenir, no tanto para regañarlo y reprenderle por su actitud sino para orientarlo a expresarse sin agresividad, tratando a los demás con el mismo respeto que aspira recibir.

No creo que haga falta decir que las consecuencias para la víctima son varias y cuando no se tratan a tiempo, algunas irreversibles. Pueden manifestarse con autoestima baja, depresión, ansiedad, trastornos afectivos y hasta pensamientos suicidas como una forma de escapar de su realidad, de “parar su sufrimiento”. ¿Qué estoy exagerando? casos de suicidio por esta causa son del conocimiento público.

Y es que el bullying no beneficia a ninguno de los actores. Seguramente la primera impresión es de solidaridad con la víctima y pensamos en brindarle todo el apoyo necesario para que supere su situación. Pero ella no es la única afectada. El acosador también amerita ayuda.

Siendo el acoso una expresión de agresividad, el maltratador adolescente puede convertirse en un adulto violento que lo puede conducir a la delincuencia (creo que exagero pero es una posibilidad), pueden vivir frustrados al no poder establecer relaciones cordiales con sus semejantes porque ellos no saben perder, necesitan imponerse a través del poder, la fuerza y la amenaza.

Te das cuenta que… ¡aquí nadie gana! Padres, nuestra responsabilidad va más allá de ser los proveedores de las cosas materiales. El bullying está en nuestros colegios y puede que no sea un simple juego de niños o un aprendizaje que todos superarán de la misma manera.

Y, ¿cómo manejar una posible situación de acoso escolar? He aquí algunas recomendaciones:

  • Si tu hijo/a llega del colegio con alguna evidencia de maltrato en su cuerpo no tiene que reñirle, averigua qué le ocurrió.
  • Si la actitud de tu chico/a es de aislamiento, permanece más de lo común en su habitación, no participa de la conversación durante la comida, no quiere hablar del colegio… ¡actívate!
  • La información que no puedas obtener de tu hijo/a la debes buscar con alguno de sus amigos que esté dispuesto a colaborar pero actúa con prudencia.
  • Es conveniente visitar el colegio periódicamente, no solo para averiguar por su rendimiento académico sino también para detectar posibles dificultades en su relación con los compañeros.
  • Si se detecta algo anormal con algún compañero tratar de aclarar la situación.
  • Dar el trato justo a lo que pueda estar ocurriendo sin minimizar, exagerar o menospreciar la situación. Recuerda que para nosotros como adultos nos puede parecer una malcriadez pero para él es el mundo que se le viene encima.
  • Protege a tu hijo de las situaciones en donde haya la posibilidad de que se produzca el acoso, por ejemplo buscándolo a la salida del colegio.
  • Dale confianza para que el niño se sienta cómodo y te comente su forma de sentirse.
  • Apóyalo en todo lo que puedas. Si necesita ayuda profesional consulta un orientador o psicólogo.

Nadie te puede hacer sentir inferior sin tu consentimiento.

Eleanor Roosevelt

Carolina Dementiev

Comenta aquí







     

    Formulario

    Suscríbete a Fitmomsclub

     

    Mis post más leídos...

    ...

    ¿y tú qué truco inventas para cortarle las uñas a tu bebé?

    ¿Y tú qué truco inventas para cortarle las uñas a tu bebé?

    Hola Mamás de FitMomsClubPty, estoy segura que todas hemos tenido nuestros... Leer Más

    65977 15/07/2018

    ...

    BESAR A TU HIJO EN LOS LABIOS… ¿ESTÁ BIEN O MAL?

    BESAR A TU HIJO EN LOS LABIOS… ¿ESTÁ BIEN O MAL?

    Nosotras como madres somos exageradas cuando se trata de dar besos a nuestros... Leer Más

    36798 09/10/2018

    ...

    TU MORBO ME MOLESTA

    TU MORBO ME MOLESTA...

    Siempre había escuchado en reuniones de noticias y en otros momentos, las múltiples quejas de madres que se sienten rechazadas por amamantar a sus... Leer Más

    3884 06/07/2018

    ¿Quieres Escribirme?

    Cuéntame porque eres una Mamá Guerrera.
    *Toda la información ingresada es totalmente confidencial y no revelaremos nombre, ni datos personales.

    Formulario de contacto
    Código antispam

    Fit Moms Club Pty | Todos los derechos resservados 2018

    Web Desarrollada por MiGuayaba